Reciclaje, jardín y decoración

Reciclaje, jardín y decoración

Reciclaje, jardín y decoración.

Bienvenidas de nuevo al blog de Muebles Lucena. Hoy vamos a tratar de combinar unos temas muy interesantes y que pensamos se deben complementar: reciclaje, jardín y decoración  

Durante nuestra vida, vamos a producir más de 600 veces nuestro propio peso en  basura, suficiente para llenar unos cuantos camiones. Esa asombrosa estadística podría no ser un problema si no tuviéramos que vivir en un planeta relativamente pequeño y superpoblado. 

Casi todos los recursos que tenemos en la Tierra -todas las materias primas y una gran cantidad de energía- son limitados: una vez que los hayamos agotado, no tendremos más. Así que tiene sentido usar las cosas tan sabiamente como podamos.

La mejor manera de utilizar los recursos de la Tierra de manera más sensata es reducir la cantidad de cosas que usamos (por ejemplo, menos empaquetado de alimentos en las tiendas) y reutilizar las cosas en lugar de tirarlas (la reutilización de las bolsas en el supermercado tiene mucho sentido). 

Si no podemos reducir o reutilizar, y tenemos que tirar las cosas, reciclarlas es mucho mejor que simplemente tirarlas a la basura. Veamos más de cerca el reciclaje y cómo funciona.

¿Por qué es importante el reciclaje?

Cuando tiramos cosas, puede que nos alegremos mucho de deshacernos de ellas: ¡en la basura que va, para no volver a ser visto nunca más! Desafortunadamente, ese no es el final de la historia. Las cosas que tiramos tienen que ir a algún sitio, normalmente se van a un vertedero subterráneo o se queman en un incinerador. Los vertederos pueden ser terriblemente contaminantes. Tienen un aspecto horrible, apestan, ocupan un espacio que podría utilizarse para cosas mejores, y a veces crean una contaminación tóxica del suelo y el agua que puede matar a los peces en nuestros ríos y mares.

Una de las peores cosas de los vertederos es que están desperdiciando una enorme cantidad de material potencialmente útil. Se necesita mucha energía y muchos recursos para hacer cosas y cuando tiramos esas cosas en un vertedero, al final de sus vidas, también nos estamos despidiendo de toda la energía y los recursos que contienen. 

A algunas autoridades les gusta quemar su basura en incineradores gigantes en lugar de enterrarla en los vertederos. Eso tiene ciertamente ventajas: reduce la cantidad de basura que hay que enterrar y puede generar energía útil. Pero también puede producir contaminación tóxica del aire y la quema de casi cualquier cosa (excepto plantas que han crecido muy recientemente) se suma al problema del calentamiento global y el cambio climático.

El problema es que todos tenemos el hábito de tirar cosas. A principios del siglo XX, la gente usaba los materiales de manera mucho más sabia, especialmente en la Segunda Guerra Mundial (1939-1945), cuando muchas materias primas escaseaban. Pero en las últimas décadas nos hemos convertido en una sociedad muy desechable. 

Tendemos a comprar cosas nuevas en vez de hacer reparar las viejas. Muchos hombres usan navajas de afeitar desechables, por ejemplo, en lugar de comprar las reutilizables, mientras que muchas mujeres usan medias de nylon desechables. 

En parte esto tiene que ver con la pura conveniencia de los artículos desechables. También se debe a que son baratos: los plásticos artificiales, hechos de materiales a base de petróleo, se volvieron extremadamente baratos y ampliamente disponibles después del final de la Segunda Guerra Mundial. Pero ese período de desperdicio en nuestra historia está llegando a su fin.

Por fin estamos empezando a darnos cuenta de que nuestro estilo de vida de vivir y pagar más tarde está acumulando problemas para las generaciones futuras. La Tierra pronto se quedará vacía si seguimos como hasta ahora. Los estadounidenses viven en una prosperidad mucho mayor que prácticamente cualquier otra persona en la Tierra. 

¿Qué sucede cuando la gente en los países en desarrollo como India y China deciden que quieren vivir de la misma manera que nosotros? Según los ambientalistas Paul Hawken, Amory Lovins y Hunter Lovins, necesitaríamos dos Tierras para satisfacer todas sus necesidades. Si todos en la Tierra duplican su nivel de vida en los próximos 40 años, ¡necesitaremos 12 Tierras para satisfacerlas!

¿Por qué debes reciclar?

Si todos redujéramos, reutilizáramos y recicláramos, podríamos hacer que los recursos de la Tierra fueran mucho más allá. Reciclar ahorra materiales, reduce la necesidad de tirar a la basura e incinerar, disminuye la contaminación y ayuda a hacer el medio ambiente más atractivo. También crea puestos de trabajo, porque reciclaje jardín y decoración cosas requiere un poco más de esfuerzo que hacer cosas nuevas.

El reciclaje no sólo ahorra materiales: también ahorra energía. La fabricación de cosas utiliza mucha energía de las centrales eléctricas, y las centrales eléctricas hambrientas generalmente empeoran el calentamiento global. Podemos ahorrar una cantidad sorprendente de energía al reciclar. Si usted recicla una sola lata de aluminio, ahorrará aproximadamente el 95 por ciento de la energía que se necesitaría para hacer una lata nueva. ¡Eso es suficiente energía ahorrada para alimentar su televisor durante unas 3 horas! 

A menudo oirás a la gente decir que más de la mitad de la basura que tiramos puede ser reciclada. Si miran la tabla de abajo, verán que actualmente reciclamos entre el 30 y el 90 por ciento de los diferentes materiales que utilizamos. Imagina que todos estuvieran reciclando la mayor parte de su basura: juntos, estaríamos haciendo una tremenda reducción en la cantidad de materias primas y energía que usamos, y haciendo mucho bien al planeta.

Gráfico de barras que compara los porcentajes de reciclaje de acero, aluminio, papel, vidrio, caucho y plástico.

¿Cuáles son las diferentes maneras de reciclar? Reciclaje jardín y decoración

Tirar cosas es un mal hábito; reciclarlas es un buen hábito. Reciclar no es tan difícil: es simplemente una cuestión de cambiar su hábito. En la práctica, el reciclaje se hace de dos maneras. Ya sea que su autoridad gubernamental local organice una recolección puerta a puerta (esto a veces se llama reciclaje en la acera) o llevamos los artículos reciclados a un centro de reciclaje local y los coloca en contenedores separados.

La diferencia esencial entre una bolsa de basura y una bolsa de residuos valiosos y reciclables es que la basura se mezcla y los residuos reciclables se clasifican y separan. Si usted tiene un esquema de reciclaje en la acera, se le puede dar una caja de reciclaje en la que puede colocar ciertos tipos de residuos (tal vez latas de metal, botellas de vidrio, plásticos y periódicos) pero no otros. Cuando se recoja la caja, se puede clasificar en los contenedores. Las personas en el camión se tomarán el tiempo necesario para clasificar su caja y poner diferentes artículos en diferentes cajas grandes dentro del camión. Así, cuando el camión llegue a la estación de reciclaje, los desechos ya estarán clasificados.

Alternativamente, usted puede ver toda su caja siendo volcada en el camión sin ningún tipo de clasificación. El camión lleva entonces los residuos a otro tipo de estación de reciclaje llamado MURF, que significa Instalación de Reciclaje de Materiales (MRF), donde se clasifican en parte a mano y en parte a máquina (este tipo de reciclaje también se llama de flujo único o combinado). 

Si no dispones de contenedor de reciclaje cerca, es útil clasificar los residuos y almacenarlos en bolsas o cajas separadas antes de llevarlos al centro de reciclaje. (Por ejemplo, podría lavar las latas de comida y las botellas de vidrio y guardarlas en bolsas de plástico separadas).

Reciclaje, jardín y decoración.

La mayoría de las cosas que se tiran pueden ser recicladas y convertidas en nuevos productos, aunque algunas son más fáciles de reciclar que otras.

Residuos de la cocina y el jardín

Puedes reciclar hasta la mitad de los desechos de la cocina y el jardín haciendo su propio abono: un material rico, desmenuzable y parecido a la tierra que se forma cuando los materiales orgánicos (a base de carbono) se biodegradan (son descompuestos por gusanos y bacterias). El abono es excelente para usar en tu jardín: devuelve nutrientes al suelo que ayudan a tus plantas a crecer. Hacer el suyo propio es mucho más barato que comprar abono en un centro de jardinería; también es mejor para el medio ambiente que usar turba, que es un hábitat amenazado.

Para hacer abono, necesitarás un montón de abono o un gran contenedor de algún tipo en tu jardín o patio. Obviamente, ¡el compostaje es mucho más fácil si tiene un jardín que si tiene un apartamento en el piso 23 de un rascacielos! Pero incluso en las ciudades, algunas autoridades organizan la recolección de residuos biodegradables y hacen la composta en un lugar central. Puede tomar desde unos meses hasta un año o más para que los residuos se pudran y se conviertan en abono. Por lo general, hay que añadir una mezcla igual de «verdes» (restos de vegetales, flores muertas, recortes de hierba, etc.) y «marrones» (cartón arrancado, pequeñas ramitas, papel triturado y ese tipo de cosas).

Cajas nido. 

Haga que los pájaros de su vecindario se sientan bienvenidos en su jardín con las casas para pájaros hechas a mano. Puedes hacer la pajarera perfecta para tu porche con un cartón de leche vacío. O haz una casa para pájaros con una tetera vieja que esté montada verticalmente en una plataforma de madera.

Camas de flores / cajas de flores. 

Una característica floral única puede hacer que su jardín destaque. Así que olvídese de los parterres y jardineras habituales y considere lo inusual. ¿Tiene una caja de herramientas vieja? Con las modificaciones adecuadas, podría ser una gran caja de flores. Si prefiere un parterre grande, considere la posibilidad de hacer un viaje a su depósito de chatarra local y plantar hermosas flores en una vieja bañera.

Marcadores de jardín. ¿Ya has olvidado qué semillas acabas de plantar en tu jardín? Tal vez debería considerar la posibilidad de usar marcadores de jardín. Puede hacer el suyo propio con viejos corchos de vino, palos y marcadores permanentes. También puedes usar palitos de paleta o cucharas viejas.

Caminos. En los jardines rústicos evite las piedras y los ladrillos típicos para el sendero de su jardín. Busque artículos en su casa que pueda «reciclar» en su lugar. Por ejemplo, puedes reciclar tus botellas de vidrio, convirtiéndolas en un ecléctico sendero de jardín.

Elementos de agua. ¿Quieres agregar una fuente de agua a tu jardín? Puedes hacer la tuya con materiales que puedes encontrar en la parte de atrás de tu viejo cobertizo de herramientas. Puedes hacer una fuente de agua para el jardín con una vieja cubeta de hielo y una regadera de metal que ya no usas.

Campanas de viento. Una campana de viento añade un elemento musical místico a cualquier jardín. Pero considera la posibilidad de hacer el tuyo propio con materiales simples que puedes encontrar en tu casa. Considere la posibilidad de hacer campanas de viento con tapas de botellas de metal. O intente hacer campanas de viento con cubiertos viejos.

Esperamos que nuestros consejos de reciclaje, jardín y decoración te haya gustado y te sirva de inspiración para la decoración de tu jardín con elementos reciclados.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.