Jardines minimalistas


Los jardines minimalistas actuales ocupan patios, terrazas urbanas y zonas exteriores de casas. Se han hecho populares, aparte de por su visión estética, pues son de fácil mantenimiento y no necesitan grandes extensiones de terreno.

Se trata de una alternativa viable a pesar de la frecuente falta de espacio extendida en la actualidad, y convierte cualquier rincón en una fuente de buenas vibraciones desde el cuidado de una secuencia de detalles y elecciones estéticas.

Con ellos se crean espacios atemporales, por lo que es recomendable emplear árboles de hoja perenne, piedra y musgo u otras variantes vegetales durables, a fin de que se mantengan estables en el tiempo.

Se pretende reflejar una naturaleza a pequeña escala, con materiales reales y naturales. Se seleccionan por su resistencia al aire libre y por su definición estética. La piedra caliza, el acero corten, el granito… son fundamentales para crear este tipo de jardines.

Los jardines minimalistas son un acierto en la decoración del exterior de su hogar

Este tipo de materiales se emplean para definir las diferentes zonas de plantas. En la composición general del jardín y para determinar el equilibrio de las superficies, se escogen por colores y texturas con gamas suavísimas.

No es habitual localizar variedad de flores y plantas ni con tonos muy vivos, puesto que el objetivo principal es trasmitir sensación de calma, discreción y tranquilidad.

Podemos hallar ejemplos de estos oasis en hoteles rurales, que aunque dedicados al agroturismo, invitan a la meditación en su estancia y donde los usuarios van en busca de calma y aislamiento para disfrutar de sus vacaciones y olvidar el día tras día cotidiano.

También se hacen uso de ellos en colectividades donde el reposo es obligado como en el caso de los centros de salud, centros de retiro, de meditación, etcétera.

Es importante que desde el interior tengamos una visión abierta, pues es esencial poder observar el panorama natural. Para esto se aconseja poner grandes ventanales con carpinterías muy finas, casi invisibles, de esta forma lograremos tener la mayor cercanía visual hacia la calma.

Elementos fundamentales en los jardines minimalistas

Hay tres elementos clave que definen este género de jardines: las plantas, el agua y el mobiliario.

Algunas de las plantas más usadas que sirven para ornamentar son la Calamagrostis, la Dechmapia y el Bambú. Este último por la facilidad en mantener su tono verde la mayor parte del año y alcanzar grandes dimensiones en poco tiempo, es ideal para utilizarlo en jardines minimalistas como separador de entornos.

Los árboles con hoja caduca como el Abedul, cuando pierden sus hojas asimismo encajan con el perfil minimalista. Para árboles de hoja perenne es habitual usar el Boj.

Es importante también destacar la sensación de los aromas para llenar el grupo de vegetales. Las flores como la Datura en forma de trompeta combinan con diferentes plantas trepadoras para dar un acento de fragancia.

A veces, los jardines minimalistas también invaden los interiores de las estancias, creando pequeños oasis naturales.

También pueden valer para crear espacios intermedios entre distintas salas, resultando fuentes de luz si se instalan oberturas en el tejado o sistemas de lucernarios, para una mayor conservación de los jardines.

Si se puede tener acceso a llevar un canal de agua al espacio, es ideal reproducir un pequeño estanque o fuente que ayuda a transmitir sensación de paz. La idea es que el agua fluya por medio de rocas o bien cañas de bambú simulando a la propia naturaleza.

Los muebles tiene que cumplir los criterios de sencillez y es frecuente edificarlo con los mismos materiales que se utilizan para las particiones. Bancos y mesas diseñados en piedra caliza y madera son los más usados en los jardines minimalistas.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.